10/3/10

Kafka y la muñeca viajera

Una tarde, mientras Franz Kafka da un paseo rutinario, ve como una niña de cuatro o cinco años llora desconsolada. Se acerca a ella y le pregunta qué le pasa. La niña, entre sollozos, le dice que ha perdido su muñeca.

Franz se queda sorprendido. De repente, le viene a la cabeza una locura. Le dice que la muñeca no se ha extraviado, sino que se ha ido de viaje. La niña no se muestra muy convencida, pero al final se lo cree.

Al día siguiente, en su encuentro, Franz saca una carta del bolsillo y se la entrega a la niña. Sorprendida, la abre y después de un rato mirándola se la entrega de nuevo porque aún no sabe leer. Franz sonríe y se ofrece a leerla con mucho gusto. A partir de ese día, durante muchas semanas, Franz se convierte en cartero para lo cual tiene que pasar escribiendo durante la noche en su casa las misivas que supuestamente la muñeca envía desde la principales ciudades del mundo. Dora, su mujer, le advierte que no puede continuar con esa locura porque además él está enfermo de tuberculosis y no saben cuanto tiempo le queda de vida. Por eso, Franz se decide a escribirle una carta definitiva. Esa fue la más hermosa de todas, pero también la que más le costó escribir.

A mí me ha gustado mucho este libro de lectura fácil ya que narra una acción muy bonita por parte de una persona adulta con una niña pequeña. Tanto es así que me ha despertado la curiosidad por conocer las obras de Kafka. He empezado con A metamorfose, en gallego, pero no es tan fácil de leer aunque me está sorprendiendo mucho. Ya os contaré.

L. (4.º ESO-D)

3 comentarios:

israelprofedelengua dijo...

¡Muy buena reseña, L.!

BIBLOS dijo...

Interesante recomendación, L. Dan ganas de leer el libro inmediatamente. Lo haremos en cuanto podamos. Saludos.

Anónimo dijo...

Muchas gracias. Yo le recomiendo que lo lea porque es muy buen libro.